¡A DORMIR QUE VIENEN LOS REYES MAGOS!

¿Cómo se presenta la noche más mágica del año en casa?  Hoy será la noche más especial para los más pequeños de la casa.

En la noche de Reyes, los niños han de irse a la cama temprano para que así sus Majestades tengan tiempo de pasar por todas las casas de los niños y dejen sus regalos.

Sus Majestades de Oriente vienen de camino para repartir regalos e ilusión a todos los niños. Muchos ya esperan impacientes que caiga la noche para ir pronto a dormir, si es que los nervios no se lo impiden, para despertar temprano y comprobar que, efectivamente tuvieron visita la noche anterior.

En cada casa se sigue su propio ritual y costumbres  para preparar la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar y  también sus camellos.

Una de las costumbres más arraigadas en España es dejar los zapatos bien limpitos en algún lugar visible de la casa, o en la ventana, para que los Reyes puedan dejar regalos al lado, aunque también es típico encontrarlos bajo del árbol de Navidad.

Otra costumbre es dejarles algo de comida y bebida para ellos y para los camellos, como agua o leche, porque lógicamente, la noche se les presenta larga y con muchísimo trabajo.

Una vez preparado tentempié toca ir a dormir. La excitación se pone de manifiesto y los nervios arrastrados durante todo el día florecen y conseguir que se vayan a dormir no resulta tarea fácil, de hecho, algunos niños manifiestan ese nerviosismo con un exceso de energía, con poco apetito, están más irritados o más desobedientes.

Los padres desesperan y no ven el modo de conseguir que los niños pasen de la excitación más absoluta a la relajación que se requiere para ir a dormir. Pero ¿Quién no ha sido niño?, ¿Recuerdas qué sensaciones tenías cuando esperabas tan ansioso día? Esa noche es sin duda para disfrutar de los más pequeños de la casa. Los horarios no sirven, las normas tampoco.

Lo mágico de esa noche es pasarla en familia, con los seres queridos y dejar que la magia fluya.