Adaptarse a un nuevo colchón

Dormir en una cama nueva puede ser una experiencia muy positiva, especialmente si tu actual colchón está muy desgastado y deforme, aunque a veces es necesario adaptarse.

 

Si  el  colchón presenta imperfecciones por el paso de los años y el descanso es pésimo,  posiblemente elegir un colchón sea aparentemente fácil y al tumbarnos en uno nuevo percibamos una comodidad inmediata de manera que cualquiera nos puede parecer el colchón  idóneo, ¡incluso si probamos colchones totalmente diferentes entre ellos!. Pongo por ejemplo  una frase que escuchamos mucho a los clientes cuando prueban varios colchones en nuestra tienda y es la siguiente:  -“mi colchón está fatal y descanso tan mal, que cualquiera me parece bueno”.

 

Elegir un colchón no es fácil. Si el colchón es muy viejo, posiblemente nos hayamos acostumbrado a él y a sus imperfecciones por no haberlo cambiado antes. Esto supone un cambioen nuestra columna al que nos tenemos que adaptar y se necesita algo de tiempo siendo necesarios hasta viarios días. Por otra parte, este tiempo será algo mayor si en el cambio optamos  cambiar de  materiales ya que no  es lo mismo dormir en un colchón de muelles, viscoelástico o látex.

 

Un colchónviscoelástico  o de látex,  se caracterizan porque atrapan mucho el movimiento, es decir, reducen mucho el impacto si la persona durmiente se mueve al dormir, sin embargo en  los de muelles, aunque han mejorado mucho gracias al muelle ensacado, el movimiento se nota algo más.

 

La oferta es muy variada y  hoy por hoy podemos encontrar una gran  variedad de colchones, elegir bien será cuestión de gustos, anatomía y forma de dormir pero nuestra recomendación es la siguiente:

Un buen colchón es aquel que  reparte el peso de tu cuerpo de forma adecuada. Lo suficientemente firme como para que te  sostenga bien la columna  sin pecar de incómodo  o sin notar más presión en unas zonas que en otras, por ejemplo en  hombros, caderas ( que son zonas que a nivel músculo-esquelético  pesan  más). Un buen colchón debe respetar las curvas naturales de tu espalda si duermes boca arriba y mantener la  columna recta si duermes  de lado.