Canapé y Colchón, el dúo perfecto… o no!

Un canapé junto con el colchón son el dúo perfecto para formar tu equipo de descanso ideal. Además de proporcionarte la firmeza extra, un canapé puede ser un lugar de almacenamiento en el dormitorio, inmejorable.

A medida que pasa el tiempo en casa  vamos acumulando un sinfín de objetos, ropa y artilugios que necesitan espacio para ser almacenados. Los armarios se van llenando y cualquier recoveco es ideal para acoplar un mueble con el fin de albergar más capacidad y poder colocar aquello que vamos adquiriendo, especialmente si la familia aumenta.

Existen canapés abatibles diáfanos, con cajones laterales o frontales o combinados, con zapatero, de madera, tapizados, de  apertura frontal, lateral, con sistema de desplazamiento, etc…. Sólo es necesario identificar bien nuestras necesidades  de almacenamiento y  disposición de la habitación donde quedará instalado nuestro canapé  para hacer la mejor elección.

 

Todo lo anterior parece obvio, pero lo que no todo el mundo sabe, o pasa por alto, es que el tipo de colchón va a determinar la base donde descanse, es decir, el material del que esté compuesto el colchón, en ocasiones, es incompatible con determinadas  bases.

Por ejemplo, si el colchón es de  látex, la base donde descanse tiene que ser de láminas, ya que ayudará a que el colchón transpire mejor, el látex necesita ventilar y airear bien para que no se pudra, con lo que la base no puede ser lisa y cerrada, o de lo contrario podría aparecer humedad. Esto puede parecer un problema, pero hoy en día existen canapés con la tapa de láminas para ofrecer soluciones a los colchones de látex, por ejemplo. ¡Incluso los hay que se pueden articular!.

Por el contrario, un colchón de muelles  nunca se podrán combinar con un somier de láminas (mucho menos que pueda articular ). Hoy en día los colchones de muelles más vendidos son los de muelle ensacados. Este tipo de colchón requiere descansar sobre una base completamente lisa, de lo contrario, el muelle se descolgaría, es decir,  base tiene que recoger completamente  al colchón para poder sustentarlo de forma equilibrada y evitar deformaciones.

Con los colchones de viscoelástica no existen este tipo de limitaciones, se pueden combinar con cualquier tipo de base.

Así que, sea cual sea tu colchón, existen múltiples soluciones para hacerte con un canapé y poder disfrutar de espacio y almacenamiento en tu dormitorio.