Colchón para niños, para su crecimiento y descanso

Si un buen descanso es vital para cualquiera de nosotros, los niños necesitan especialmente descansar para recuperar la energía que han consumido a lo largo del día. Elegir un colchón infantil es fundamental para asegurarles el descanso perfecto y lo más importante de calidad.

Cabe destacar, amén de lo anterior, que la hormona del crecimiento se segrega y es más efectiva durante el sueño y es por esto que se suele decir que “los niños crecen cuando duermen”. Un buen descanso contribuye a un crecimiento sano en la infancia.

Según un estudio, llevado a cabo por la Dra. Michelle Lampl, se afirma que “los días en que los niños no parecen querer despertar, su cuerpo podría estar aprovechando para ganar estatura” y

“Los resultados demuestran empíricamente que el estirón en el crecimiento no sólo se produce durante el sueño, sino que está significativamente influenciado por el sueño”.

El colchón es fundamental para garantizar el correcto crecimiento del niño. Tendremos que tener en cuenta estos dos aspectos para elegir el más adecuado; su edad o su peso y el colchón debe garantizar la correcta alineación de la espalda, permitir un desarrollo músculo-esquelético adecuado y en el caso de los más pequeños, evitar complicaciones respiratorias.

Debemos tener en cuenta la edad del niño para elegir un colchón

Los bebés duermen casi todo el día, despertando tan sólo para las tomas. El colchón de cuna se suele mantener hasta los 2-3 años aproximadamente que es cuando se retira el pañal y se suele pasar al niño a una cama más grande . Este colchón de cuna debe ser firme, que mantenga su espalda recta, pero que a su vez evite presiones en cuerpo del bebé, de tejidos transpirables, no debe tener protector de plástico, en caso de utilizar protector, es aconsejable elegir uno transpirable e impermeable a la vez, para evitar el contacto con las babitas, pis, etc.

Los podemos encontrar de HR , viscoelástico, de látex o de muelles. Desde Ok Colchones recomendamos los de HR. Su espumación de alta densidad garantizan firmeza y a su vez, la flexibilidad de su material, proporcionan un descanso más confortable.

Desaconsejamos un colchón de viscoelástica, o al menos, que lleve demasiados centímetros de este material debido a que su propiedad principal es la de adaptarse y envolver el cuerpo, y como ya hemos visto, en el bebé no es aconsejable esa adaptación para que el crecimiento se dé sin impedimento. Lo mismo ocurre con el látex.

El colchón de muelles, es una buena opción por su transpirabilidad, y porque garantiza firmeza, sin embargo, para prevenir algergias es más aconsejable de espumación o HR, ya que el núcleo de estos tipos de colchones no es hueco, no existe el efecto incubadora, y no hay un lugar en el que los ácaros del polvo puedan vivir. Además no hay una cavidad abierta en la que se puedan acumular alérgenos.

Los niños de 3 a 9 años aproximadamente tienden a moverse mucho por las noches. La libertad de movimientos y de nuevo el crecimiento en el descanso son los factores a tener en cuenta para elegir el colchón. A esta edad, las horas de sueño oscilan entre 9 y 12. El colchón ideal para este tipo de durmiente debe ser firme pero con un grado de adaptabilidad media, que anatómicamente le mantenga la columna alineada y a la vez que la acogida no sea demasiado rígida para evitar presiones, así garantizará el confort necesario para un óptimo descanso.

colchon visco 90 niños

Un colchón viscoelástico, sin demasiados centímetros (hasta 3-4 como máximo) hará que se le adapte al cuerpo, aliviando puntos de presión pero sin demasiada sensación envolvente. La mejor combinación es la de viscoelástica + núcleo de Hr o Muelle ensacado para lograr así firmeza y repartir bien el peso permitiendo al niño moverse con facilidad. Además es importante matizar que la viscoelástica no es recomendable que tenga más de 55-60 kg/m3, puesto que a más peso, más hundimiento y más sensación envolvente, no recomendable para niños en edad de crecimiento.

¿Qué ocurre a partir de los 9-10 años ? En este punto hemos de pensar que el colchón les durará más o menos hasta la adolescencia, lo cual quiere decir que en este momento, y en muchos casos, el peso del niño estará cerca del peso de un adulto, y probablemente también lo esté su altura, aunque cabe precisar que generalmente el desarrollo se da a más temprana edad en niñas que en niños. Aquí la firmeza sigue siendo la protagonista, pero es cierto que el grado de adaptabilidad variará mucho según la forma de descansar y gustos de cada uno.

Lo más apropiado es un colchón firme, que mantenga su espalda recta, que no ejerza presiones en un sitio más que en otro, y sin demasiada viscoelástica para garantizar la libertad de movimientos, pero que asegure el confort necesario en el descanso. Digamos que la firmeza adecuada es aquella que te mantiene la columna recta, pero a la vez, debe respetar las curvas naturales de nuestra anatomía, especialmente si se duerme de lado. Hasta un máximo de 5 cm sería lo recomendable.

Por último, para los jóvenes o adolescentes, a quienes buscan la firmeza, o a quienes no les gusta demasiada sensación envolvente, que practican deporte, que son calurosos, se mueven mucho y optan por un descanso reparador, este colchón de muelle ensacado + visco es para ti!