Colchones para dolores de espalda

¿Te levantas con dolor de espalda? El colchón puede necesitar un cambio. Si sientes que tu viejo colchón ya tiende a hundirse en medio de la cama o ya no es cómodo debes planteártelo.

No existe un estudio específico sobre colchones que indique qué materiales o cualidades debe tener un colchón para solucionar o prevenir dolores de espalda. Existen recomendaciones específicas de los especialistas ( traumatólogos, fisioterapeutas, etc)  para cada durmiente, teniendo  en cuenta factores como su  condición física, preferencias y/o dolencias, pero no existe el colchón ideal.

Trucos como determinadas posiciones, almohadas o ejercicios concretos pueden ayudarnos a conciliar el sueño, pero es imprescindible tener y mantener el colchón en óptimas condicionespara asegurarnos la  una correcta alineación de nuestra espalda.

Si un dolor de espalda está provocado por  una mala elección del colchón o por un colchón deteriorado nos levantaremos quejándonos  o en los casos más extremos, no lograremos dormir.

La zona de la espalda afectada nos puede dar pistas sobre el estado del colchón. Por ejemplo, si nos levantamos con dolores en lumbares o  en las caderas, el motivo puede deberse al  hundimiento del colchón, especialmente si dormimos de lado. Las caderas son zonas del cuerpo que pesan a nivel músculo-esquelético y  se hunden más , por lo que la falta de firmeza en el colchón hará que la figura de nuestra columna y espalda sufra.

Por el contrario, si las molestias son más notables en la zona de los hombros, puede que tu colchón sea excesivamente firme, y si duermes de lado, notes como el colchón te “saque hacia  a fuera”  provocando dolores en la parte alta de la espalda.

Un colchón de firmeza media debe proporcionarnos sujeción suficiente para mantener la espalda alineada, aunque adaptándose y respetando  nuestras curvaturas naturales de la y anatomía.

Desde Ok Colchones te damos algunas recomendaciones:

-Elige un colchón por su calidad y no por su precio

-Que tu colchón se adapte a ti y no al revés.

-Atiende a tu preferencia personal y a cómo duermes.

-Infórmate acerca de los materiales que conforman el colchón.

-Conoce el estado de tu colchón y observa si está deteriorado o ha variado mucho su forma desde que lo adquiriste.

-La almohada juega un papel fundamental en la elección del colchón, observa tus cervicales y elige una que mantenga tu cuello lo más paralelo al suelo posible.

-Por último, no confundas la adptabilidad del colchón con la firmeza, porque un colchón de firmeza alta con muchos centímetros de viscoelástica puede, aparentemente, resultar blando. De todo ello hablaremos en el siguiente post.