Colchones para niños, muelles o visco

colchones viscoelasticos
Con frecuencia nos encontramos con clientes que nos hacen esta pregunta: ¿Qué es mejor, un colchón de muelles o viscoelástica para un niño?

Los muelles son tendencia. La venta de colchones de muelles ha aumentado significativamente en los últimos tiempos y no sólo para niños, sino también para adultos.

colchones muelles y viscoelastica

Para los profesionales de Ok Colchones, cuando tratamos de aconsejar a unos padres sobre un colchón para niños, lo principal es averiguar quién va a dormir en él. Lo más importante es saber qué edad y qué peso tiene el niño para recomendar un material u otro. Tan bueno puede ser un colchón de muelles como de visco.

Cuando el durmiente es un niño  muy pequeño, como por ejemplo un lactante, lo que siempre recomendamos es un colchón de espumación o HR. Los colchones de HR ofrecen una firmeza media y adaptabilidad justa,  idóneas para el peso del bebé, y además, teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que utilizará el bebé esta cama, la relación calidad-precio de este tipo de material lo hace muy recomendable.

A partir de los 3 años, edad en la que pasamos de la cuna a la cama al niño y aproximadamente hasta los 8-9 que entraremos en la adolescencia,  hemos de decidir por un tipo de colchón y decantarnos por muelles o  visco. Esta decisión suele ser un poco más complicada. La mayoría de los padres se debate entre comprar un colchón más bien básico e  invertir menos dinero y cambiarlo antes por si acaba estropeado por algún pipí u otro incidente del niño, o bien invertir un poco más, protegerlo bien y hacerlo durar el máximo tiempo posible.

Entre estas edades (de 3 a 9) los niños están en edad de crecimiento, esta etapa infantil requiere un descanso óptimo y reparador, para poder reponer fuerzas es necesario un buen descanso y que éste sea de calidad. Un colchón adecuado en esta etapa debe ofrecer firmeza media-alta para asegurar un buen desarrollo en la columna vertebral  y ofrecer libertad en los movimientos al durmiente, esto lo podemos conseguir con un buen núcleo, ya que es la parte más importante del colchón y la que sustentará el peso del niño durante los años.

En cualquier caso, en esta etapa no es recomendado que las capas superiores tengan más de 3-4 cm viscoelástica, ya que es un material muy envolvente y con mucha adaptabildad y, a mayor cantidad de viscoelástica, mayor será la sensación envolvente, cosa que según algunos expertos, hace que entorpezca el crecimiento del niño.

Entre las dos opciones, muelles, visco+HR, todas presentan ventajas y desventajas y vamos a analizar cada una de ellas:

  • Los muelles son material metálico  y puede acabar haciendo algo de ruido, sobre todo el muelle bonell. El muelle ensacado se presenta cada uno en una bolsita independiente y evita la fricción y el ruido, su principal cualidad es asegurar la independencia de lechos (en camas de matrimonio) pero si el colchón es de uso individual, no sería necesario.

En ambos casos, muelle bonell o ensacado, el movimiento del niño se amortigua peor que uno de visco + HR. La materia prima suele ser más elevada con lo que el precio de un colchón de muelles es superior, además si queremos que los muelles queden bien aislados hemos de invertir más para que los acolchados superiores sean de calidad y resistentes y se mantengan en buen estado el mayor tiempo posible para no notar los muelles con el uso y desgaste.

Los colchones de muelles son más frescos y más transpirables, pero menos recomendables en caso de alergias.

  • Los colchones viscoelásticos son fáciles de transportar, asequibles y  sus precios pueden ser muy variados, amortiguan mejor los movimientos, pesan poco. Se adaptan bien al cuerpo y evitan presiones, sin embargo son más calurosos.

Nuestra experiencia nos demuestra que en estas edades, la preferencia por un colchón viscoelástico para niños suele tener una mejor aceptación por parte de los padres, quienes se suelen decantar preferentemente por ellos frente a los colchones de muelles. Uno de los motivos suelen ser por un lado el peso de niño, entre 3 y 9 años se pueden permitir un colchón menos resistente puesto que no van a deformar el núcleo con facilidad. Otro motivo es la excelente relación calidad-precio-duración que encontramos en un colchón de visco+ HR, puesto que muchos padres no mantendrán este colchón mucho más allá de la adolescencia.

A partir de los 9 o 10 años la adquisición de un colchón ya se plantea como un colchón de futuro. La elección es más compleja puesto que muy probablemente el niño adquiera en poco tiempo el peso de un adulto y la calidad del colchón deba ser mayor ya que el núcleo se va desgastar con mayor facilidad.

En este sentido, encontramos una gran gama de colchones tanto de visco como de muelles que van a proporcionar al usuario un buen descanso si atendemos a los gustos y necesidades del niño y si optamos por un buen colchón. Invirtiendo en el colchón tendremos garantizado su descanso, y cuanto mejor sea éste, más tiempo lo conservaremos en las mismas condiciones que al principio.

 

Las recomendaciones en este caso van a ir más encaminadas al gusto del durmiente, si duerme de lado, boca arriba, si le gusta la sensación envolvente, si en cambio le gusta más firme y menos adaptable, etc. A partir de los 10-12 años el colchón debe ser de calidad, que presente la firmeza adecuada para mantener la columna sujeta y en buena posición y adaptable para que respete las curvas naturales de la anatomía de cada persona.

En Ok Colchones encontrarás colchones para juveniles de muelles como el modelo Mallorca y de Visco+Hr como el modelo Viscografeno, muy recomendados para quienes buscan un máximo confort y una adaptabilidad óptimos para que el descanso sea reparador, evitando puntos de presión y asegurando la correcta alineación de la espalda.