Cuándo cambiar el colchón, consejos para prolongar su vida útil

Si no quieres cambiar el colchón, prolongar su vida puede ayudarte a tardar más tiempo en hacerlo.

España es uno de los países donde más se tarda en cambiar el colchón, según numerosos estudios, y por nuestra experiencia como fabricantes y vendedores, podemos afirmar que una gran mayoría de gente no le da la importancia o el valor al descanso que se merece, repercutiendo así en la decisión a la hora de elegir un colchón de calidad, o manteniendo el viejo mucho más tiempo.

Se estima que se debería cambiar el colchón en términos generales cada 8 ó 10 años. La media española aumenta este período un par de años más, elevando la cifra a unos 12 años y medio con respecto a la media Europea.

Cabe destacar que pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, y que nuestro sistema de descanso es fundamental por lo que hay mantenerlo en buen estado. Si te duele la espalda o te levantas cansado, si observas desniveles, si duermes en otra cama y descansas mejor, son señales que no debes ignorar, y si es tu caso, no lo pienses más y renuévalo.

Las circunstancias personales son múltiples y cambiar el colchón siempre supone un desembolso importante, pero un buen colchón es siempre una buena inversión. Y si lo quieres hacer durar, con el fin de prolongar su vida en óptimas condiciones, desde Ok Colchones te damos algunos consejos:

  • Utiliza un protector, hoy día los hay con tejidos muy innovadores como el caso de Textilblanca, protectores a modo de sábana bajera ajustable que utiliza tejidos de algodon 100% transpirables en su fabricación e impermeables a la vez, proporcionando una sensación de suavidad, naturalidad y confort.
  • Existen colchones desenfundables, cuyos tejidos exteriores están compuestos por visco-elástica u otros como por ejemplo Teflón, Oeko-Tex, fibra hueca siliconada, Tejido Strech, Scensic, etc, que incorporan telas y materiales innovadores en su composición, y que en cualquier caso es preferible llevar a la tintorería antes de aventurarnos a lavarlos en casa.
  • Voltea el colchón según las indicaciones del fabricante, para que el desgaste sea más uniforme. Cambiar el de posición favorece un mejor descanso.
  • Airea la habitación y no hagas la cama inmediatamente, con esto conseguimos oxigenar, evitar malos olores, y sobre todo evitar la humedad y por ende la formación de microorganismos no deseados.
  • Limpia el colchón siguiendo las indicaciones del fabricante; hay que tener mucha precaución si utilizas una aspiradora para tal fin, pues si tiene demasiada potencia podrías dañar las capas superiores. Existen aspiradoras diseñadas para ello. No obstante te recomendamos que utilices un cepillo de mano.
  • Utiliza la base correcta para conservar el colchón según sea el material del que esté fabricado, bien sea látex, muelle ensacado, visco-elástica…

Con todo ello, esperamos que la información te sea de ayuda y la vida útil de tu colchón sea la mejor de las posibles, manteniéndolo durante el máximo tiempo posible en mismas condiciones que el primer día.