Curiosidades sobre el sueño, mitos, verdades y mentiras

¿Qué es el sueño? Podemos decir que es un estado de reposo en que se encuentra la persona o el animal que está durmiendo.

Existen mitos, verdades y mentiras o simplemente curiosidades sobre el sueño que no sabías; os contamos algunas.

Solo soñamos respecto a lo que conocemos, por inverosímil que parezca, lo cierto es que aunque parezca que soñamos con gente extraña, o situaciones imposibles, el resultado de un sueño siempre es un cóctel de escenas y personajes que conocemos.

Contar ovejas es inútil para conciliar el sueño, aunque lo hayamos oído mil veces (especialmente a nuestros padres) lo cierto es que tiene un origen algo incierto, aunque casi todas las fuentes apuntan a un antiguo cuento infantil de estructura repetitiva, más cercana al aburrimiento que al entretenimiento, que no tenía fin, y éste podía ser modificado por invención de quien lo contaba. Por lo visto, en la historia aparecía un pastor que tenía un rebaño de muchísimas ovejas y debía pasar a cada una de ellas al otro lado del río por un estrecho puente. Al ser tantas, el pastor debía contarlas para asegurarse de que todas habían cruzado, en el transcurso del relato, o más bien del recuento, el niño se quedaba dormido.

Olvidamos el 90% de nuestros sueños. En muy pocas ocasiones somos capaces de recordar nuestros sueños, ya que en los primeros 5 minutos después de despertar, olvidas la mitad de tu sueño, y al pasar tan solo 10 minutos el 90% es del todo olvidado.

En algunas culturas se que creen que los sueños son como premoniciones, advertencias de algún peligro o mensajes de algo que sucederá en un futuro.

La creencia que despertar a un sonámbulo es peligroso es un mito.

El animal que menos duerme es el caballo

El Koala es el que más, hasta 22 horas al día!

Las ballenas y delfines rotan los hemisferios de su cerebro para poder dormir. Ya que siempre tienen que estar conscientes para salir al aire y respirar, solo una parte de su cerebro duerme cada vez.

En España, en general, se duerme poco y tarde. De media dedicamos a esta actividad 7,5 horas, que se quedan cortas respecto a las ocho que recomiendan los expertos. Como dato, apuntar que El País Vasco, Ceuta y Melilla son las que más déficit de sueño acumulan.

Alrededor del 12% de la gente sueña solo en blanco y negro. El resto sueña a color.

El sueño perdido no se recupera, aun tras intentar compensarlo. Una buena noche de sueño el fin de semana no ayudará a recuperar las horas de descanso perdidas en la semana. De hecho, hacerlo causa una falsa sensación de bienestar matinal que, a medida que pasan las horas, vuelve diez veces más lentas las reacciones. Eso aumenta el riesgo de cometer errores o sufrir accidentes.

Los búlgaros y los franceses son los que más duermen, alrededor de 9 horas, frente a los japoneses o los coreanos, que son los que menos horas le dedican al sueño, una media unas 7.

Trabajar en turno de noche afecta al sueño y a la salud. El organismo de los seres humanos está preparado para trabajar de día y descansar de noche. Por este motivo, durante la noche disminuyen las aptitudes físicas y mentales de las personas, y mantenerse despiertos y realizando una actividad que requiera concentración supone un mayor esfuerzo del que necesitarían durante el día para hacer lo mismo. Este “desgaste extra” tiene un efecto acumulativo y puede originar afecciones como hipertensión e hipercolesterolemia, lo que a su vez incrementa el riesgo de sufrir cardiopatías.

Pasamos la tercera parte de nuestra vida durmiendo. Hazlo en el mejor colchón.