Dormir con tu bebé

Hay algo más tierno que ver dormir a un bebé? Sin duda es una preciosa estampa, pero a  la hora de compartir ese espacio con un bebé encontramos opiniones para todos los gustos.

Encontramos padres que no  quieren separarse de su bebé en ningún momento, también encontramos otros que han optado por la  la lactancia materna y  les es más cómodo la proximidaddel bebé en la noche; los bebés que toman el pecho, en especial, sienten el olor de la leche de sus mamás, y pueden desarrollar el hábito de despertarse muchas veces de noche para alimentarse y continuar haciéndolo cuando ya no tienen la necesidad física de comer.

Hay otros papás que inicialmente no tienen la intención de practicar colecho con sus hijos, pero  la dependencia del bebé de estar acompañado por sus padres lo hace inevitable y a algunos no les compensa oírles llorar constantemente.

Para otros papás que no disfrutan de sus hijos lo que les gustaría, dormir  con su bebé, juntitos en la misma cama  puede ser una forma de conectarse y estrechar lazos después de pasar el día separados.

Por otro lado, encontramos la opinión de otros padres es contraria a esta práctica porque quizá un niño inquieto les impide conciliar el sueño. O por ser ellos quienes se mueven mucho y temen dañar al pequeño. Los hay que, aunque sea  simplemente por  protección y por seguridad del bebé no pueden evitar estar alerta toda la noche, especialmente los primeros días del recién nacido y les es imposible pegar ojo, en este caso, dormir con tu bebé es sinónimo de no dormir.

Algunos papás encuentran  muy difícil encontrar un momento de intimidad en la pareja cuando hay tienen que dormir con un bebé y qué curioso!! Otros opinan que se tienen que volver más ingeniosos para encontrar esos momentos.

No todos los niños disfrutan de la compañía de sus papis en la cama,  y aunque algunos bebés duermen mejor cerca de sus padres, otros parecen dormir mejor solitos.

Lo que es seguro es que todos los papis priorizan el bienestar del bebé.

Si observamos la opinión de los expertos, también encontramos para todos los gustos, los defensores argumentan  que el colecho fomenta la lactancia materna, o que  eleva la  autoestima del bebé afirmando que en el futuro serán niños más seguros y más equilibradosemocionalmente, entre otros.

Compartir cama con el bebé según los detractores derivará en un exceso de dependencia del bebé hacia la madre o padre, o en las consecuencias de las  alteraciones en el sueño a medida que el bebé crece dificultando la independencia en etapas posteriores,  de inseguridades, de  temores, etc.

Como veis, la decisión es sólo vuestra. No habrá una opción mejor que otra, sino la opción que es mejor para ti, para tu pareja y para tu bebé, tu opción;  Y esa será la correcta! Tú mejor que nadie conoces a tu bebé. Consensúa con tu pareja lo que mejor os haga sentir y lo que es más cómodo para vosotros. Y sea cual sea tu opción, desde Ok Colchones te damos algunas sugerencias.

Unicef, en su guía Compartiendo la cama con tu bebé, indica que “el lugar más seguro para un bebé a la hora de dormir es una cuna adosada a tu cama”.

Esta  propuesta de “micuna” es ideal si quieres practicar colecho ,  para que cada uno mantenga su espacio sin perder el contacto.

 Fuente: micuna

SI PRACTICAS EL COLECHO

  • El colchón debe ser siempre amplio, firme y liso.

  • Asegúrate de que el bebé no puede caerse de la cama o quedar atrapado entre la pared y el colchón.

  • Debes poner al bebé boca arriba.

  • No lo abrigues mucho (al compartir cama la temperatura sube).

  • La ropa de la cama no debe taparle la cabeza, asegúrate de que le llega justo a las axilas. Ten cuidado de que las mantas no sobrecalienten al niño: si al tocarle la nuca notas que suda o está acalorado, quítale ropa. No utilicéis almohadas ni tampoco edredones de plumas.

  • La temperatura ideal de la habitación debe rondar los 18 ºC.

  • Tu pareja debe saber que el bebé está en la cama.

  • Si un hermano mayor comparte también la cama, colócate entre el bebé y el niño.

  • No utilices ropa con cordones ni joyas