Dormir con ventilador o aire acondicionado

Es cierto que el verano es una época del año de lo más alegre, el día dura más y por las noches dormir a veces no resulta fácil. Muchos han de conectar un pequeño ventilador o  el aire acondicionado para lograr descansar. El intenso calor puede provocar insomnio y claro, al día siguiente hemos de afrontar el día y para ello necesitamos haber descansado durante la noche.

¿Es realmente tan negativo dormir con el ventilador o el aire como se asegura?  Por lo visto lo és.

El doctor Fernando Donaires, médico infectólogo del Instituto Nacional de Salud, asegura que “la ventilación en el hogar es muy importante, sin embargo, el mal uso de los artefactos como el ventilador y aire acondicionado pueden provocar una serie de problemas para el organismo, como el asma o la bronquitis”.

Al parecer el problema principal se produce al resecarse  las mucosas en las vías respiratorias, barrera natural con la que se defiende nuestro cuerpo,  con lo que las bacterias  y gérmenes pueden acceder a nuestro organismo más fácilmente, pudiendo llegar  a provocar sinusitis, asma o  bronquitis, entre otras.

Como alternativa al ventilador, es más aconsejable utilizar uno de techo, con distintas velocidades y mantenerlo al mínimo un rato antes  de dormirnos.

Si lo que utilizas es el aire acondicionado,  realiza un mantenimiento anual limpiando los filtros para evitar los  hongos que se puedan formar debido a la humedad. En este caso, también es importante encender el aparato un rato antes de ir a dormir, para que la  habitación descienda de temperatura.

También puede ser útil usar un humidificador para mantener la humedad adecuada: este humidificador será preferentemente de aire frío, aunque también podemos utilizar un recipiente con agua en el dormitorio en el verano o unas toallas húmedas colocadas encima del radiador durante el invierno.