Escapadas románticas en San Valentín…¿Extrañas tu colchón? Te decimos por qué

Llega el día del San Valentín y muchas parejas optan por celebrar el día del amor con una escapada romántica. Pero, ¿Extrañas tu colchón cuando sales de casa?.

No hay nada como la comparación para determinar la calidad de nuestro colchón. Incluso sin buscarlo, a veces sólo saliendo de casa somos capaces de saber realmente lo que tenemos en casa.

A quién no le ha ocurrido alguna vez, que ha dormido en un hotel y ha experimentado un descanso inigualable, reparador… Lógicamente, si duermes fuera de casa y lo haces por motivos de ocio, la predisposición al descanso, el bienestar y la desconexión con la rutina, harán que te relajes y es probable que también afecte a tu descanso de forma positiva. Pero un buen colchón también puede ser el motivo de todo ese conjunto de sensaciones, o por lo menos, contribuir a que sea así, en tal caso, deberías replantearte la calidad del tuyo.

En cambio, la comparación de tu colchón puede dar un resultado totalmente contrario a lo descrito anteriormente. Puede que salgas de casa y te encuentres con un colchón en el cual no has descansado como en casa, o en el peor de los casos, que ni si quiera hayas podido descansar.

También se da la circunstancia de que que simplemente extrañas tu colchón cuando duermes en cama ajena, independientemente de si el colchón es mejor que el tuyo. Científicamente esto tiene una explicación, y es que en estos casos, puede deberse que estés inmerso en un estado de semivigilia; el hemisferio izquierdo tu cerebro permanece alerta y es por ello que te despiertas con la sensación de haber dormido poco.

“Las personas muestran en uno de los hemisferios del cerebro un estado medio dormido, medio despierto. Y este estado puede funcionar como vigilante nocturno para controlar lugares poco familiares”, explica la investigadora Masako Tamaki, de la Universidad de Brown, que publica un estudio en Current Biology.

Por lo visto, tiene que ver con la estrategia evolutiva, y de supervivencia humana, ya que dormirse del todo en lugares desconocidos suponía un peligro.

Según los expertos, este efecto podría minimizarse si descansamos con la almohada propia. Así que si viajas, bien sea por motivos laborales, ocio u otras circunstancias y extrañas tu colchón, llévate tu almohada! ella hará que tu descanso sea lo más parecido a estar en casa.