La importancia de dormir y los descansos para el estudio y los exámenes

En época de exámenes parece casi imposible lograr conciliar el sueño y dormir ocho horas seguidas, debido al estrés y los nervios, por no hablar de los quienes deciden estudiar por la noche o quienes dejan los estudios para los últimos días antes de los exámenes. Muchos de los estudiantes que trasnochan en épocas de exámenes consumen además algún excitante o estimulante para combatir el sueño como café, té o bebidas energéticas.

Pero hemos de saber que las partes del cerebro que se encargan del almacenamiento de información no funcionan correctamente cuando no dormimos lo suficiente. A veces, el cerebro se satura y ya no está preparado para carburar, sino todo lo contrario. Lo mismo ocurre si no hay descanso entre horas de estudio, nuestra capacidad de atención disminuye, y de hecho para protegerse, si nosotros no paramos la actividad, nuestro organismo nos obliga a parar desviando la atención. Diversos estudios demuestran que es complicado que la atención sostenida permanezca más de 25 minutos seguidos, por eso es bueno introducir descansos de 5 minutos cada 25 minutos de trabajo.

Lo más aconsejable para rendir más y mejor es no dejar el estudio para el último momento, digamos que es mucho más productivo crear un calendario de estudio donde dosificar el tiempo y la información que le vamos a dedicar los días previos al examen, en función de nuestros horarios, disponibilidad, compromisos, etc, así como establecer los descansos oportunos.

No debemos olvidar el respetar los ciclos de sueño-vigilia. Dormir un número adecuado de horas, ayudará a mejorar nuestros niveles de atención y concentración. El sueño tiene una función reparadora y restablece el equilibrio del organismo, y por tanto es fundamental para cualquier tipo de actividad tanto física como intelectual. Además dormir ayuda a consolidar los conocimientos adquiridos durante los periodos de vigilia. . Hay estudios que muestran que después de haber realizado una tarea, el aprendizaje de la misma mejora tras haber dormido. Además una de las funciones del sueño es disminuir el nivel de ansiedad.

No estudies acostado en la cama! el colchón es para dormir, hacerlo induce al sueño, resta importancia al estudio y puede acarrear problemas cervicales o de espalda. Cada actividad de nuestro día a día requiere un modo adecuado de llevarse a cabo. Desde Ok Colchones, creemos que la mejor manera y disposición para afrontar el estudio es con actitud y ésta se ve reflejada en el nivel de compromiso que tenemos a la hora de conseguir nuestros objetivos. Con la actitud adecuada, todo se consigue!!