Primavera, descanso, alergias y colchón

En primavera se dan cambios que nos afectan de muchas maneras, y que se ven reflejados en nuestro descanso. Entre otras muchas cosas, hablamos de alergias y colchón.

Cuando llega la primavera se sucede una serie de cambios climáticos: aumento de la intensidad lumínica, , incremento de las horas de sol, subida de las temperaturas, variaciones en los niveles de humedad y presión atmosférica, y que además, en muchos países como el nuestro, van acompañados de cambios horarios. Todos estos factores alteran nuestros ritmos circadianos, los ciclos o biorritmos que tenemos todos los seres vivos y que preparan nuestro organismo para el comienzo del día y de la noche.

Durante la primavera es común sentirnos más cansados, más apáticos, más tristes sin causa aparente, puede aparecer disminución de la concentración, del apetito sexual, etc. En cualquier caso, esta sintomatología es leve y pasajera.

Para explicar el porqué afecta a unas personas y no a otras hay que basarse en la existencia de un factor endógeno no esclarecido. Esto es una mayor predisposición de la persona a verse afectada por estas variaciones climáticas. Podríamos equipararlo a los procesos alérgicos, que también son muy frecuentes en esta época del año; mientras para unos la primavera es sinónimo de alegría, otros deben sufrir las consecuencias de las rinitis o el asma.

¿Qué podemos hacer para prevenirla?

Llevar una vida saludable y ordenada con una dieta equilibrada es la base para fortalecer nuestro organismo y sus defensas, evitando que los factores exógenos minen nuestra energía.

Podríamos destacar seis puntos básicos para prevenir la astenia primaveral:

La dieta debe ser equilibrada y variada, enriquecida en vitaminas y minerales. Hayque incrementar ingesta de verduras, frutas, hortalizas y combinarlas conarroz, pasta, legumbres, patatas, sin olvidar los alimentos de origen animal (carne, pescado y huevos). Específicamente hay alimentos que favorecen la producción de serotonina, como son los cereales integrales, el aceite de oliva, el pescado azul, las nueces, las semillas de girasol y los quesos frescos.

Mantener el cuerpo hidratado ingiriendo unos dos litros de agua al día; esto puede ser complementado con infusiones y con zumos.

Intentar dormir ocho horas diarias, o las que sean necesarias para sentirnos descansados.

No fumar, no tomar bebidas alcohólicas, no abusar del café ni de las bebidas excitantes.

Realizar un ejercicio moderado al menos durante 30 minutos al día, al menos 5 días por semana.

Llevar un ritmo de vida ordenado, manteniendo unos horarios fijos para acostarse y levantarse, y también para comer.

También son muy recomendables los ejercicios de relajación como el yoga y los estiramientos.

Por otro lado, si eres alérgico a los ácaros, el descanso y el colchón son fundamentales.

El colchón contiene producto textil que no se lava, y que es fuente potencial de cúmulo de ácaros. Los ácaros domésticos son pequeños organismos con un tamaño aproximado de 0.2 mm (imperceptibles para el ojo humano siendo además casi transparentes). En sí mismos no son dañinos para las personas pero sí lo son sus heces, causantes de la alergia al polvo tan común.

Hoy en día muchos de los colchones que existen en el mercado gozan de la tecnología avanzada que incorporan a sus tejidos un tratamiento antiácaros. Simplificando mucho, podríamos decir que dicho tratamiento consiste una aplicación a los tejidos de distintos insecticidas que no perjudican al ser humano. Existen estudios que constatan que estos tratamientos tienden a desaparecer con el paso del tiempo, incluso se asegura que a partir del tercer o cuarto año, sus efectos llegan a ser nulos, con lo que un buen protector puede ser una solución.

Por otro lado, los colchones de muelles son los menos indicados para personas con problemas de alergias, debido a las cavidades que presentan en el núcleo. Sin embargo, los colchones de espuma tipo HR y el látex son los más recomendables ya que su núcleo compacto y sin huecos evitan la acumulación de ácaros y sus complicaciones.