Uso de un colchón barato, uso esporádico, alquiler o para segunda vivienda

Un colchón barato se asocia normalmente a su uso esporádico o para utilizar en una vivienda que no es la habitual. También se solicita este tipo de colchones para viviendas en alquiler.

Pero hemos de distinguir entre uso esporádico o vivienda en alquiler y segunda residencia. En el primer caso, cuando el colchón se va a utilizar poco, o es para una cama supletoria o auxiliar, nos bastará con un colchón barato, eso sí, asegúrate de que cumpla con los mínimos de calidad por si ha de utilizarse. Si se trata de un colchón para una vivienda en alquiler y temes cómo pueda ser tratado por los inquilinos el colchón barato es siempre la solución.

Distinto es el caso de una segunda vivienda, los períodos en los que vamos a utilizar el colchón en tal caso se alargan y vienen a ser de unos 3-4 meses al año de media, coincidiendo con los meses de verano, o de las vacaciones de Navidad y Pascua. Incluso si no hay demasiada distancia entre ambas viviendas, la gente utiliza la segunda incluso todos los fines de semana del año.

Cuando buscamos un colchón para una segunda residencia, normalmente buscamos un producto con buena relación calidad-precio, de gama media, que nos garantice la confortabilidad en el descanso sin que suponga un gran desembolso. Las expectativas de un colchón también vienen dadas por la inversión realizada en el mismo. en este caso, no será suficiente con encontrar un colchón barato.

La ubicación de la vivienda es importante a la hora de determinar el tipo de colchón, por ejemplo, no es lo mismo una vivienda en la playa que en la montaña, en un pueblo del interior del País, que del Norte o el Sur de España.

Si vas a pasar 3 meses en la playa, o en algún lugar donde las temperaturas no descienden por la noche y eres muy caluroso, la mejor opción es un colchón de muelles por su transpirabilidad debido a los huecos libres entre muelles, además evita la acumulación de humedad. Al acostarte apreciarás una mayor sensación de frescor. Los muelles pueden ser ensacados y tipo bonell o bicónicos siendo estos últimos más económicos. Algunos combinados con viscogel, son ideales para minimizar los efectos del calor.

En el caso de que el calor no suponga un problema, puedes optar por un colchón viscoelástico. Los hay de muchos precios, dependiendo de diversos factores como la cantidad de viscolástica, el grosor total del colchón, los tejidos utilizados, el núcleo, etc. El factor más importante a tener en cuenta es la densidad del material que compone el núcleo que suelen llevar este tipo de colchones, normalmente es espumación HR (High resilence, que en español significa alta resilencia). Cuanto mayor sea su densidad (medida en kg/m3) mayor será su durabilidad. La recomendación es que dicha densidad nunca sea inferior a 28 kg/m3. Si buscas un colchón barato, ten en cuenta esta premisa.

En Ok Colchones cuidamos minuciosamente la selección de nuestros materiales, analizamos todas las opciones para ofrecer la mejor relación calidad-precio y únicamente ofrecemos productos que aseguren la satisfacción del cliente a largo plazo, por eso durante nuestra larga trayectoria nos enorgullece comprobar que en un porcentaje muy alto, los clientes que nos confiaron su descanso piensan en nosotros para renovar su colchón o adquirir otro para su segunda vivienda. En nuestra tienda online encontrarás colchones baratos y de alta gama.